Cómo tratar con parientes molestos

parientes molestos

¿Quién no tiene un pariente aburrido? ¿Una vieja tía solterona que no para de preguntar cuando te vas a casar o un tío que insiste en que seas socio en sus negocios? Un pariente así lo tiene casi todo el mundo y no siempre es fácil tratar con él. Para evitar dolores de cabeza sin dejar de lado la cordialidad, siga nuestros consejos y huya de los problemas familiares.

1 – Evitar temas controvertidos

Una de las maneras de evitar las discusiones es dejar de lado cuestiones que pueden generar algún conflicto de opinión, como la religión y el fútbol. Prefieren temas más ligeros y que puedan complacer a la mayoría sin dividirlos en grupos con opiniones muy divergentes.

Aún en este sentido, cuando alguien saca a relucir un tema que podría terminar en una discusión muy acalorada, deshazte del tema sugiriendo algún otro tema que sea más fácil de tratar.

Un tema que los familiares suelen compartir sin mayores problemas es el de la infancia; hablar de esta época de la vida suele hacer que las personas se sientan más nostálgicas y alegres, lo que hace que discutan de manera constructiva y amistosa.

2 – Si te llenan de preguntas…

Aunque preguntas como «¿Cuándo te vas a casar?» o «¿Cuándo vas a tener un hijo? Sin embargo, si te molesta, trata de hablar de una manera sutil e irónica de que la persona será la primera en enterarse cuando esto suceda porque sabes lo importante que sería para él o ella.

3 – Seguir las costumbres

Para evitar molestias, al recibir visitas o durante una visita a la casa de un pariente, haga lo mismo que todos los demás y siga las costumbres de la familia. Recuerda que cuanto más te rebeles en este momento, más atención atraerás y más querrán convencerte de que cambies de actitud. Por lo tanto, «cuando estén en Roma, hagan lo que hacen los romanos».

4 – Elogie a los que menos esperan un cumplido

¿Conoces a esa tía molesta que siempre te levanta el pie, te levanta el pelo, habla mal de tu novio y sigue insistiendo en que tienes que cambiar de trabajo? Ese es el que tienes que halagar desde el primer momento en que te encuentras. No hay mejor arma contra la actitud gruñona de estos familiares. Un cumplido desarma a la persona y consecuentemente no te atacará con sus juicios apresurados y consejos que no pediste.

5 – Si insisten en aconsejarle

Los consejos son generalmente bienvenidos, pero no todos, ¿verdad? Muchas veces los familiares dan consejos para ayudar, pero no conocen todos los detalles de la situación que hacen una gran diferencia. Sin embargo, rechazar los consejos de inmediato puede parecer una rebelión adolescente y puede causarle dolor de cabeza, porque tratarán de convencerlo de que tiene razón. Así que, cuando escuches un consejo, di: «Esa es una buena idea. De esta manera sólo reconoces que la sugerencia fue buena, pero no te comprometes a seguirla.

De todos modos, es la familia. Hay gente aburrida y gente agradable, pero todos son parte de la misma familia. Por eso es importante tener paciencia, especialmente con los ancianos y tratar a todos con respeto. De esta manera evitará que le falten el respeto.

Deja un comentario