Diferentes formas de usar el suavizante en casa

suavizante

El suavizante sirve para dejar ropa suave y fragante, pero también puede considerarse un producto de limpieza eficaz para toda la casa. Descubre algunas formas diferentes de utilizar el suavizante y aprende cómo dejar los ambientes impecables y con un aroma agradable durante más tiempo.

Limpieza del baño

El uso de suavizante en el baño ayuda a mantener los azulejos, el piso, el inodoro, el fregadero y el mostrador limpios y perfumados. Para utilizar el suavizante en el baño, basta con diluir un poco del producto en el agua con alcohol y aplicarlo a las piezas con un paño húmedo.

Alfombra limpia y perfumada

Para evitar que las fibras de la alfombra se vuelvan ásperas y secas después de la limpieza, haz una mezcla de ½ tapón de suavizante con dos litros de agua. Transfiere a un aspersor y extiende por toda la alfombra, masajeando con los dedos. Deja que la alfombra se seque naturalmente, preferiblemente a la sombra.

Entornos aromatizados

Para dejar el ambiente aromatizado durante horas, especialmente cuando la visita está a punto de llegar, aplica el suavizante en el suelo y en las puertas de la habitación o del dormitorio. Para ello, basta con disolver un poco del producto en un litro de agua, humedecer un paño y aplicar en todo el entorno. Otro gran consejo es rociar la mezcla en el aire para mantener el ambiente con aroma por más tiempo.

Esmalte para muebles perfumado

Para quitar el polvo de los muebles, apuesta por el suavizante. Además de limpiar toda la suciedad, tiene el poder de quitar el polvo durante días, porque crea una película protectora en los muebles. El ablandador se puede utilizar en la madera, en el fregadero de la cocina y del baño, en la estufa y también en los electrodomésticos.

El ablandador también es muy efectivo para remover manchas y marcas en los muebles dejados por el aceite de peroba. Para convertir el suavizante en un abrillantador para muebles, simplemente diluye el producto en agua y aplícalo a los muebles con un paño suave y sin pelusas.

Limpieza de vidrios y espejos

El suavizante es también un gran producto para dejar los cristales y espejos limpios, sin manchas y repeliendo el polvo durante días. Para hacer la limpieza, es necesario mezclar el ablandador en ½ litro de agua y, si lo prefieres, complementarlo con un poco de alcohol. Rocía la mezcla sobre el vidrio o espejo y luego pase un paño suave que no suelte pelusas, siempre haciendo movimientos circulares.

Ropa suave y fragante de mayor duración

El suavizante se puede utilizar durante y después del lavado de la ropa. Para asegurar un olor agradable y hacer que la plancha se deslice más fácilmente sobre las telas, simplemente diluye una taza de suavizante (té) en un litro de agua y rocíe las piezas antes de plancharlas.

Deja un comentario